Concepto del Hombre para la Logoterapia

Group of older people showing thumbs up
Sonreir es señal de plenitud!

La Logoterapia es una propuesta terapéutica creada por Vicktor Frank, cuyo objetivo es la “búsqueda del sentido” y propone un concepto del hombre basado en los siguientes principios:

- La Persona es un individuo:
Esto quiere decir que cada uno de nosotros posee una historia personal, diferente a la de los demás, única.
- Cada Persona es insumable, es una totalidad:
Tanto tu como yo somos una unidad, un todo que incluye aspectos físicos, emocionales, mentales y espirituales. Esto forma nuestra personalidad y todas nuestras experiencias de vida.
- Cada Persona es un ser absolutamente nuevo e irresplazable!
Por el hecho de ser únicos también nuestras circunstancias de vida son únicas, esto nos hace a cada uno irremplazables y esencialmente valiosos (aunque nuestros actos sean cuestionables y reprochables).
- La persona es espiritual:
El espíritu al no ser materia no está sujeto a enfermarse, esto nos permite aprender a apreciar en el otro y en nosotros mismos que lo importante no es lo que se ve sino la profundidad del Ser o sea su espiritualidad.
- La persona como ser espiritual  puede decidir en cada momento quién es, cómo será su existencia y tomar sus propias decisiones:
Este es el reto que cada uno de nosotros tenemos que enfrentar ante lo que la vida nos propone cada día, viviendo concientemente e intentando encontrarle en sentido a pesar de las circunstancias.
-La persona es Yoica, es libre dc construir su propio Yo orientado a valores:
Podemos decidir a partir de nuestras experiencias de vida, trasmitir nuestros valores y dejar huella en los demás.
- La persona es un ser tridimensional: físico, psiquico (mental y emocional), espiritual, y es la dimensión espiritual la que tiene el poder desafiante de alterar la materia, es decir alterar el cuerpo y la mente, lo que sentimos y los que pensamos.
Nosotros como personas en circunstancias extremas desafiamos lo finito, como la enfermedad y la muerte, aferrándonos a la vida desde esta tridimensionalidad donde la perspectiva de las cosas importantes en la vida se vuelven más claras y en donde la necesidad de aprender a vivir en el presente nos lleva a aprovechar  mejor el tiempo y a vivir un día a la vez.
- La persona es dinámica:
Poseemos la capacidad de autodistanciamiento que nos permite poner distancia de los aspectos psicofísicas para que se manifieste nuestro aspecto espiritual que hace que nos elevemos en otro nivel de conciencia, que podamos salir de nosotros  y de esta manera enfrentarnos a nosotros mismos, a lo que la vida nos propone, incluyendo la enfermedad, el sufrimiento, las péerdidad, la soledad y la muerte. Podemos entonces aprender a amar la vida, a tener una actitud diferente ante el sufrimiento y dejarle de tener miedo a la muerte.
- La Persona se auto-trasciende. Nuestro espíritu tiene la capacidad de salir hacia los demás y darse a sí mismo por amor a los demás:
Podemos si queremos aprender a dar y aportar a los demás, compartiéndonos, haciendo amigos y dejando huella con nuestros actos. Esto le irá dando un sentido inmediato a nuestras vidas que nos llevará a acercarnos cada vez más al sentido último (revisar el artículo El camino hacia la Plenitud es el Sentido).
- La Persona se comprende a sí misma cuando logra estos pasos y llega a la trascendencia encontrándole “sentido a su existencia”:
Necesitamos entonces hacer un recuento de nuestra vida, para reconocer nuestros logros, aprender de nuestros errores, reconciliarnos con nuestro pasado, valorar todas nuestras experiencias de aprendizaje y así honrar nuestra historia.
Aceptarnos y gozar de quienes somos para vivir una vida plenamente humana!

You may also like...